viernes, 7 de noviembre de 2008

La educacion moral y su ensenanza

La Educación moral y su enseñanza
Introducción
Es imposible pensar que una persona puede ser educada sola, y mucho menos que posee valores sin saber su significado, para esto es si están presentes aquellos factores que determinan su importancia y la forma en que son adquiridos o expuestos. A través de este ensayo y después de la ayuda proporcionada por la lectura de los textos de María Rosa Buxarrais doy mi punto de vista acerca de la educación moral y su enseñanza, como base tomo las siguientes preguntas: ¿Qué entiendo por educación moral?, ¿Qué relación existe entre la educación moral y la socialización o los agentes socializadores?, ¿Cuáles son las líneas de intervención de la escuela en la educación moral?
Desarrollo
La educación moral, es formación, conciencia, fundamento; “la educación moral no se concibe como un listado de enunciados acerca de lo que se debe o no llevarse a cabo”¹, es decir que le educación de la escuela primaria mexicana no solo para educación moral debe basarse en el aprendizaje de un decálogo de valores sin significado ni fundamento, esto sin duda pasara sin ser apercibido y sin dejar huella como formación integral de valores y normas de convivencia basadas en la responsabilidad, respeto y tolerancia. En otras palabras entiendo el concepto de educación moral como el puente o el vínculo perfecto entre las verdaderas finalidades de la formación ética y cívica y el individuo, en están participan diferentes factores, por mencionar alguno, la escuela, lugar donde se puede instruir de una manera libre la concepción de los valores que se poseen y que se deben llevar a la práctica.
“Lo importante es promover una educación moral que radique en la capacidad de distinguir la diferencia, de argumentar la elección propia y convivir respetuosamente con distintas posturas”², uno de los aspectos relevantes en la comprensión de los factores que intervienen en la educación moral es el contenido de tal y que se manifiesta en el tipo de relaciones que el niño tiene en situaciones cotidianas. Muchas veces estas situaciones se materializan dentro del aula bajo la confianza con el maestro o los demás estudiantes dejando entre ver que la familia así como la sociedad en general y como primer la escuela son los integrantes de la experimentación de libertad, tolerancia, honestidad, solidaridad y el aprecio a la verdad como formas socializantes donde se expresa la educación moral. “La educación social y la educación moral constituyen un elemento fundamental del proceso educativo, que ha de permitir a los alumnos actuar con comportamientos responsables dentro de la sociedad actual y del futuro”³.
Como anteriormente lo mencione, la escuela primaria es parte integral de la educación moral, y para esto las técnicas y estrategias que se están implementando para el desarrollo de un pensamiento moral autónomo, justo y solidario, se proponen a los profesores asumir actitudes de superación y niveles progresivos de autoestima. La educación moral es uno de los aspectos en los que más se ha insistido en los últimos textos legales y uno de los temas especiales dentro de la Reforma del Sistema Educativo. En relación con estas cuestiones se han introducido importantes novedades cuyo objetivo es conseguir la formación moral como papel relevante. Una de las líneas de intervención educativa es “valores, actitudes y normas, deben considerarse en cualquier área curricular para establecer el tipo de predisposiciones comportamentales y los valores que se proponen en relación con la materia, el trabajo escolar y la convivencia”⁴.
Final
Conclusión
La educación moral pretende colaborar para facilitar el desarrollo y la formación de todas las capacidades que intervienen en el juicio y la acción moral, a fin de que se pueda ser capaz de orientarse de modo racional y autónomo en aquellas situaciones que se plantee un conflicto de valores. En mi conclusión solo agrego que para este logro es necesaria la oportuna cooperación del personaje principal para adquirir tal formación integral.
¹, ², ³ y ⁴ * Buxarrais, María Rosa et al. (1997), “Prefacio a la edición mexicana”, “Introducción”, “¿Por qué hablar de la educación moral?” y “¿Qué entendemos por educación moral?”, en La educación moral en primaria y en secundaria. Una experiencia española, España, Cooperación Española/SEP (Biblioteca del normalista), pp. 7-10, 11-14, 15-16 y 16-18.
Bibliografía:
Buxarrais, María Rosa et al. (1997), “Prefacio a la edición mexicana”, “Introducción”, “¿Por qué hablar de la educación moral?” y “¿Qué entendemos por educación moral?”, en La educación moral en primaria y en secundaria. Una experiencia española, España, Cooperación Española/SEP (Biblioteca del normalista), pp. 7-10, 11-14, 15-16 y 16-18.